La educación es comunicación. Con estas palabras inauguraba José María Álvira, Secretario General de Escuelas Católicas el XIV Congreso de Escuelas Católicas “Emociona. Tres días donde más de 1.600 personas presentes en el Palacio de Congresos de Oviedo y otras muchas más a través de diferentes canales de comunicaron, como Twitter donde el hashtag #congresoemociona fue tendencia durante más de 7 horas haciendo visible que comunicamos a través de todo el trabajo de la institución y cómo lo muestra al mundo. El profesor que se pone delante de los estudiantes, que propone ideas y genera cambio, comunica pero, sobre todo, emociona.

La comunicación unida a la educación fue el eje central de todas las ponencias, donde se demostraba que nuestras instituciones y centros están presentes en el hoy y con muchas ganas de seguir participando en el mañana, a través de su compromiso por el cambio y la innovación educativa. La innovación debe ser redefinir para mejorar nuestra tarea diaria, lo que hacemos cada día y emocionar. “La clave es entender que es algo continuo”, fueron las palabras de Juan Verde al comienzo de su ponencia sobre Big Data. Esas acciones nos definen y con ellas transmitimos, porque “es importante el mensaje, pero es mucho más importante qué hacemos sentir cuando comunicamos”. Pero la innovación también es el silencio en un momento puntual, la escucha interna de las emociones. Dentro del proceso de cambio, el educador no es quien tiene todas las respuestas, sino quien sabe escuchar al alumno. Monseñor Darío Viganó recalcó la importancia de “saber escuchar como una de las cosas más bonitas de la vida”.

Escuchamos y comunicamos en un mundo donde todo se comparte, donde generamos conocimiento a través de las redes sociales. Hay que educar en el “no todo vale”. No somos dueños de nuestra imagen pero sí responsables, decía Ana Guirao. La imagen corporativa de nuestra institución la construimos entre todos los que viven experiencias en el centro. ¿Cómo diseñamos los espacios y las experiencias de la comunidad educativa? La marca es una tarea colectiva. Urge recordar que lo que no se comunica no existe. Las escuelas católicas deben profesionalizar la comunicación por el gran tesoro que alberga en ellas. Para Asunción Codes, la comunicación crea y recrea nuestras instituciones.

IMG_2765

Debemos transmitir lo que hacemos. Henry Jenkins definió los 7 principios de la narrativa transmedia. Los videojuegos, la poesía, el baile…son maneras de comunicar como lo hizo Sergio García o Nuria Hernández. La narrativa transmedia y la información nos invitan a la acción, donde el profesor busca aquello que mueva a pensar y a actuar, a hacer realidad nuestros sueños como los de Gustavo Entrala, creador de la cuenta de Twitter del Papa @Pontifex. Hacer realidad un sueño siendo creativo, perseverante, persistente y empatizando con nuestros alumnos, adaptando el mensaje y los canales de comunicación.

Cuando invitas a las personas a pensar con libertad y creatividad te das cuenta de que surgen muchas ideas que a ti solo no se te habrían ocurrido.  Para ello dejemos a los niños que busquen sus propias ideas; en palabras de Nuria Pérez, “aburrirse es la antecámara de las grandes cosas, de las grandes ideas”. Y en ese tiempo el 70% de nuestros alumnos ven más de una hora de YouTube al día; ¿cómo, entonces, seguir siendo significativos como profesores?, nos pregunta Daniel Pajuelo. Ver a la persona antes que al alumno, constestaba Javier Cebreiros. Una lección que nos hace comprender que con nuestras experiencias innovadoras se despiertan competencias, emociones y también ilusiones, haciendo disfrutar al alumno con lo que está aprendiendo, porque son felices y protagonistas de su aprendizaje. Como demostró Miren Josune, Directora del Colegio María Corredentora donde estudia Jan, una historia que emocionó a los allí presentes y los que conocen su vida a través de su padres, Bernando Moll y Mónica Vic; una enseñanza donde se resalta la importancia de la atención personal y profesional en educación especial. Y no faltó un ejemplo de pacto educativo entre padres y escuela, como el que nos compartió Leo Farache. Una tarea que forma parte del centro pero también de los padres, lo cuales han de conocer a sus hijos también fuera de la zona de confort, comunicaba El Langui,  actor y rapero. Se buscan valientes, decía su canción, que apoyen al otro, que no le hagan sentir solo, porque a través de la música se comunica como lo hizo el Grupo B Vocal y transmite sensaciones a través del movimiento de Sewa Beats. Valientes como vosotros, directores y profesores de las instituciones de Escuelas Católicas que trabajáis cada día para hacer de la educación el medio más importante para comunicar con emoción.